sala-cuna-nunoa¿Realmente hablas con tu niño? – Por Dra Aida Wilson Caicedo M.D.

Una pequeña conversación que se inicia desde el momento de la concepción  y se prolonga durante la infancia, debe llevarnos a reflexionar sobre la importancia de manifestar a nuestros pequeños el amor incondicional que como padres les profesamos.

No basta con estar cerca de ellos, es muy importante hablarles aun cuando no parecen entender. En realidad los estamos preparando para aprender su idioma materno y sobretodo les damos seguridad y afecto que es lo más importante para su desarrollo infantil.  Desde los dos meses de edad responden a nuestras palabras y sonrisas, cómo no decir que estamos dialogando?.

Nunca podemos estar tan ocupados, que no podamos dar una pequeña y cariñosa respuesta a cualquier pregunta de los niños. De acuerdo con la edad, la respuesta puede ser muy sencilla o más completa para enseñar algo. Si ellos parecen cansados, inquietos o tristes, con mayor razón necesitan nuestras palabras amorosas de apoyo y consuelo.

Procuremos evitar ofenderlos o decirles mentiras;  necesitamos conservar la confianza que ellos natural y espontáneamente nos tienen a los adultos, pues es la base de la seguridad y auto-confianza de los niños.

Hasta  los 18 meses escuchan y repiten lo que oyen; después, poco a poco comienzan a expresar sus pensamientos y narran situaciones sencillas de la vida diaria, siempre  relacionadas con situaciones reales.  A partir de los tres años inician  la hermosa etapa de la fantasía, la expresión abstracta de sentimientos y juicios de valor: Es el comienzo de la expresión INDIVIDUAL, desde  su punto de vista  infantil.  Es muy importante permitirles contar a su manera los acontecimientos a veces mezclados con fantasía  (hechos irreales o posibles en los cuentos)  y aceptarlos con alguna pequeña anotación para acercarlos a la realidad.  Nunca es mentira (no tratan de engañar)  solo imaginación unida a la realidad; pero tampoco  podemos CREER  sin analizar la situación.

La conversación además de darles oportunidad de practicar su lenguaje, les permite explorar valores morales y les conocimientos para toda la vida; sin duda, es el inicio del aprendizaje formal.  Los invito a recordar sus experiencias infantiles pre-escolares, con la familia…  sus niños aguardan con mucha ilusión un rato de conversación con  mamá o papá.

Leave A Comment

Please enter your name. Please enter an valid email address. Please enter message.